Libro: Derecha e izquierda: razones y significados de una distinción política (Norberto Bobbio)


¿Existen aún la izquierda y la derecha?

Norberto Bobbio (Turín, Italia, 18 de octubre de 1909 – 9 de enero de 2004) fue uno de los politólogos europeos más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Su pensamiento político, reflejado a lo largo de toda su bibliografía, ha sido etiquetado muchas veces como de “socialista-liberal”, lo cierto es que en sus principales ensayos él defiende a la democracia representativa y al Derecho (era jurista de profesión) como los dos “condicionantes mínimos necesarios” para que sea posible “la solución pacifica de los conflictos del hombre”. Bobbio mantuvo que tanto los liberales como los socialistas han de basar sus actividades en un respeto profundo a las instituciones democráticas y al marco constitucional, solo de esta manera es posible la lucha pacífica de estos 2 ideales, reconociendo que como tales tienen un límite y que nunca ninguno de ellos podrá ser llevado a la práctica hasta sus últimas consecuencias.

El libro “Derecha E izquierda” escrito en el 1994 es su penúltima obra publicada, en él se propone delimitar los dos conceptos clave de esta dicotomía política clásica, analizando a fondo su significado y sus orígenes para comprobar si todavía tiene sentido utilizar estos términos en el contexto político actual.

Y es que para Bobbio nunca antes como en estos últimos años se había puesto en duda a estos dos conceptos. Parece que en la política actual la diferencia entre la derecha y la izquierda es muy difusa, son como “2 cajas vacías” que se pueden llenar con los mismos “productos” o con unos muy similares. El autor expone  lista los diferentes motivos por los que esta idea cada vez está más presente en el pensamiento colectivo; la crisis de las ideologías, el aumento de la complejidad del universo político actual, la aparición de actores políticos que se encuentran en el “centro” de la dicotomía, la aparición de ideologías basadas en valores posmaterialistas que no se identifican plenamente ni con una parte ni con la otra, la desautorización de la dicotomía por una de las partes cuando esta se siente debilitada delante el predominio de la otra, la confusión de la izquierda después de la caída del régimen soviético y por ultimo lo que para el autor italiano es la razón más importante, la poca diferencia entre la acción política de la izquierda y la de la derecha, más o menos utilizan  discursos similares, aparentemente elaboran e implementan las mismas políticas y tienen también unos programas muy parecidos. Como no hay diferencias claras entre una parte y otra, no tiene sentido llamar a cada parte con diferentes nombres cuando de de hecho son prácticamente lo mismo.

Aunque como podemos comprobar cada día en los medios esta división aún es vigente y se sigue utilizando. La pregunta entonces no es si se utiliza o no se utiliza, la pregunta  es: ¿en base a qué criterios se utiliza? ¿Qué razones hay para que tengamos que distinguir dos partes diferentes y contrapuestas en la política? Para Norberto la impugnación principal de la dicotomía viene precisamente de la idea de que los criterios de diferenciación que se han hecho servir hasta ahora o bien no eran exactos o bien habían quedado desfasados por las circunstancias de la época.

El Ensayista Italiano repasa los diferentes criterios de diferenciación de esta dicotomía clásica  presentes en el momento que escribió el libro. Después los reduce a solamente uno, que para el es el criterio primario, básico, del cual parten todos los demás. Para Bobbio el criterio de diferenciación primario por el que podemos separar la izquierda y la derecha en política, es la actitud diferente que asumen los hombres delante del ideal de igualdad. Entendiendo que esta igualdad no es un concepto absoluto (eso sería igualitarismo: igualdad en todo y para todos), sino que es relativo a unos temas singulares, y se da entre unas personas concretas.

Todos los humanos son iguales en ciertos aspectos y desiguales en otros, esto es un hecho comprobable, la discrepancia aparece a la hora de extraer consecuencias prácticas de estos dos hechos, dependiendo de donde se ponga más el acento, si en lo que tenemos en común o por el contrario en lo que  nos hace  diferentes. De esta valoración derivaran dos posturas, la primera estaría integrada por los  que  conociendo que somos a la vez iguales y desiguales, resaltan más lo que los une, estos serian los igualitarios. La segunda postura por el contrario estaría formada por aquellos que con el mismo razonamiento prefieren resaltar la diversidad, estos serian los anti igualitarios. Así  pues por una banda estarían los que consideran que los hombres son más iguales que desiguales y por la otra los que consideran que son más desiguales que no iguales.

Este contraste además, va acompañado de una valoración diferente entre las desigualdades sociales y las naturales, mientras que el igualitario está convencido de que gran parte de las desigualdades que le gustaría eliminar son de carácter social (considerándolas a la vez como artificios sociales), el Anti igualitario en cambio considera que gran parte de las desigualdades son “naturales” y que por lo tanto no se pueden eliminar. Por eso los Anti-igualitarios están más dispuestos a aceptar aquello que es “natural”, la tradición, las costumbres, la fuerza del pasado…mientras que los Igualitarios creen que junto a las desigualdades naturales siempre hay unas de carácter social que son artificiales y que precisamente por eso el hombre es capaz de corregirlas.

Según esta clasificación,  la Izquierda se identifica con posturas más igualitarias basadas en la reducción de las desigualdades sociales y en un cierto estrechamiento de las desigualdades naturales. Para reforzar la idea de que la izquierda es igualitarista Bobbio pone como ejemplo el consenso que existe entre los movimientos de izquierda en torno a la superación del derecho de propiedad, al que consideran como el obstáculo más grande para conseguir la igualdad entre los hombres. En cambio la derecha se identifica con posturas más anti-igualitarias, no el sentido de querer proteger todas las desigualdades, pero si en el de no tocar aquellas que consideran naturales y que afectan al núcleo profundo del individuo. Tanto la izquierda como la derecha son tendencias, se podría afirmar que la primera es más igualitaria y la segunda más anti-igualitaria, pero en todo caso ninguna de ellas podría llegar a su forma extrema.

Llegados a este punto y vistos estos contrastes, Bobbio deduce en última instancia el juicio negativo o positivo sobre la igualdad (donde nace la distinción izquierda/derecha) deriva como hemos visto en las diferencias de percepción y valoración sobre lo que nos haces iguales o desiguales. Y estas diferencias nacen como consecuencia de predisposiciones sociales-culturales o como fruto de actitudes emotivas circunstanciales.

Respecto a la relación de la igualdad con la libertad, Bobbio piensa que es posible y deseable que se llegue a un compromiso entre los dos ideales de forma que ninguno de los dos sea llevado al límite. El autor estipula que  no es posible llevar ninguno de los dos ideales hasta sus últimas consecuencias, sin que la actuación de uno limite la del otro, en cambio sí que es posible un compatibilidad de la libertad con la igualdad. Y es posible porque al igual que la igualdad, la libertad no es un concepto absoluto. Para tener sentido tiene que  hacer referencia a un objeto y a unos sujetos singulares, no hay libertad en general pero sí que hay libertades en singular. Por ese mismo motivo puede haber situaciones en la que libertad e igualdad sean complementarias y situaciones en la que una excluya a la otra. En todo caso el escritor italiano piensa que para lograr una buena convivencia tiene que existir este compromiso entre los dos ideales, evitando así llegar a los límites extremos (que son el estado totalitario por parte de la igualdad y la anarquía por parte de la libertad).

Bobbio reconoce que la igualdad generalmente limita la libertad, Pero argumenta  que la propia  doctrina liberal se fundamenta en un igualitarismo mínimo, según el cual todos los hombres tienen la misma libertad. Para que eso sea posible todos los hombres han de limitar su libertad para compatibilizarla con la de los demás y así poder superar el estado de guerra permanente de todos contra todos por la supervivencia. Bobbio no ve muy claro el sentido de esta “libertad igualitaria”, ya que se habla de libertad como un concepto genérico y absoluto, pero como hemos visto antes no existe una libertad en general sino que existen libertades en singular. Además la expresión es ambigua porque el hecho de suponer que se tienen de todas las libertades que tienen los otros da entender que también estamos en posición de poder disfrutarlas efectivamente, pero la doctrina liberal afirma lo primero y no asegura lo segundo. Hay una diferencia considerable entre los que pueden ejercer la libertad y lo hacen y los que potencialmente pueden pero a la práctica les resulta imposible.

Acerca del futuro de los términos Izquierda/derecha, Bobbio manifiesta que la primera vez que se intento llevar el ideal igualitario a la práctica fue mediante el comunismo y este se convirtió en el contrario de lo que proclamaba su ideal. Aun así en la actualidad la desigualdad entre los hombres y los pueblos sigue siendo “grave” e “insoportable” y con unas dimensiones dramáticas. El comunismo falló, sí, pero el reto que había planteado se mantiene, explicita Bobbio. Si levantamos la mirada más allá de los estados ricos hacia este contexto social internacional, nos podemos dar cuenta que la izquierda no ha acabado su camino sino que en todo caso lo acaba de comenzar.

Como relflexión final de esta obra Bobbio entiende que el impulso hacia la igualdad es cada vez más grande. De hecho,  nunca como ahora se habían discutido las tres fuentes principales de desigualdad, clase, raza y sexo.  Durante el siglo pasado hemos presenciado como se han superado algunas discriminaciones en función de las cuales estaban divididos los hombres, pero para comprender el sentido de este colosal movimiento histórico, dice Bobbio, “hace falta elevarnos por encima de las discusiones de cada día y levantar la mirada más arriba y más lejos”.

¿Os parece (como a Bobbio) que esta distinción aún tiene sentido?

About these ads

2 comentarios on “Libro: Derecha e izquierda: razones y significados de una distinción política (Norberto Bobbio)”

  1. pasalomoco dice:

    ¿Sabes si hay algún lugar donde poder descargarse el libro?
    Tiene muy buena pinta.

    Gracias

    • Johnc94 dice:

      I’m curious to uncover out what blog system youre employing? Im experiencing some small security troubles with my latest weblog and Id like to locate something more safeguarded. Do you’ve any recommendations? eakkgdfgcecc


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.