Libros·Política

Libro:”La democracia liberal y su época” de C.B.Macpherson


1965-6-CB-Macpherson
Este simpático señor era Crawford Brought Macpherson, politólogo canadiense. Murió en 1987.

Me gustaría dedicar la primera entrada del blog a este libro escrito por C.B. Macpherson hace ya más de 30 años. Como su título indica es un ensayo teórico sobre la evolución de la democracia “liberal” a lo largo de la historia.  A pesar de ello, este es un libro no muy extenso que utiliza un lenguaje claro y que además no viste un farragoso armazón teórico. De manera muy sintética Macpherson relata la evolución (fundamentalmente ideológica) de la democracia liberal desde sus primeros momentos (S.XVIII) hasta nuestros días, atreviéndose incluso a especular sobre su futura evolución. Su perspectiva es cercana al marxismo y  en su análisis a veces se deja llevar demasiado por elementos normativos. Aunque esto resta rigurosidad a la obra, ésta no deja de ser bastante útil como primera aproximación al tema.

Para dar cuenta de la evolución histórica de la democracia liberal, Macpherson construye cronológicamente tres modelos (o etapas) de regímenes de este tipo y concibe uno mejorado (el cuarto) para el futuro. El autor se centra en el análisis de los principios filosóficos que “animan” cada modelo y en su desarrollo institucional efectivo. A continuación intentaré resumir cada uno de estos modelos:

 Modelo nº1: La democracia como protección

La base teórica del primer modelo fundador de la democracia liberal es el principio ético utilitarista que afirma que el único criterio defendible para conseguir el bien social es la máxima felicidad para el mayor número de personas. Esto entraba en aparente contradicción con los propios postulados sobre la naturaleza del hombre que también defendía el filósofo británico Jeremy Bentham (padre de la teoría utilitarista). Para Bentham el hombre por naturaleza siempre tiende a buscar de manera egoísta su propio placer y lo hace sin ningún límite, es decir el hombre es algo así como un apropiador infinito. Según estos autores el placer más importante es aquel que deriva de la posesión de bienes materiales. El dinero se convierte pues en el principal instrumento para medir la cantidad de placer que puede poseer el individuo. Una de las mejores formas de  maximizar riqueza (placer) es obtener el poder sobre otros  humanos (los humanos son los instrumentos de producción más eficaces). En una situación pre-política de este tipo se establece una dinámica perjudicial para el conjunto social de búsqueda del poder para someter y de odio por parte del que es sometido. Para evitar esta espiral auto-destructiva estos autores estiman necesario una estructura de derecho que sea útil para todos, que aporte orden y seguridad a todos individuos de la sociedad. Hace falta pues el mejor derecho para llevar la felicidad al máximo número de personas.

Para MacPherson Bentham aquí solo está describiendo y justificando el funcionamiento de la  sociedad capitalista de mercado de la época. Desde el punto de vista económico la seguridad ilimitada que proporciona la institución política (básicamente protección de la propiedad) encaja con este supuesto deseo natural ilimitado de los individuos y les permite la maximización de la riqueza sin los peligros de una situación de guerra de todos contra todos. Esta es la justificación de Bentham para la desigualdad económica. MacPherson replica que este argumento se contradice con el principio de felicidad máxima ya que -según él- si se redistribuyera la riqueza de una forma más igualitaria el placer máximo aumentaría (un punto muy discutible)MacPherson cree que Bentham también está cegado por la lógica capitalista de su época cuando estima que la maximización de la riqueza es prácticamente igual a la maximización de la felicidad.

El tipo de Estado que necesita la sociedad descrita por estos fundamentos ideológicos ,es uno en que los gobiernos debían sostener y proteger el libre mercado y a la vez proteger a los ciudadanos de la tiranía de los propios gobiernos mediante el gobierno representativo (pues de acuerdo con esta concepción de la naturaleza humana todo gobierno mirara por su propio interés). Este sería el modelo de democracia que inspiró a los pioneros del siglo XVIII-XIX.

Modelo nº2: La democracia como desarrollo.

John Stuart Mill advirtió cambios en la sociedad que requerían un modelo de democracia distinto al de la protección mecánica. En aquellos tiempos (mitad S XIX), una clase obrera que vivía en unas condiciones inhumanas inaceptables se estaba organizando políticamente cada vez más. Esto era visto por capitalistas y dirigentes como una seria amenaza a la “propiedad”. Mill estaba convencido de que esta situación no podía mantenerse mucho tiempo y por eso proponía transformar o abandonar el modelo de hombre y sociedad de Bentham.

Si bien una de las funciones del Estado democrático es proteger a los votantes de la tiranía del gobierno mediante el sufragio universal, el otro objetivo del sistema democrático ,y el más importante para él, era la posibilidad de mejorar a la humanidad. Su modelo es moral, la democracia tiene que ser el instrumento que ayude a alcanzar una sociedad mejor, más libre e igual. Concretamente esto se haría con un aumento de la cantidad del desarrollo de la propia personalidad (intelecto, virtud, actividad práctica y eficacia) de todos los miembros de la sociedad. El valor de un individuo para este autor se juzga en la medida que desarrolla sus capacidades humanas en comunidad. El hombre no es un apropiador consumidor infinito sino alguien que ejerce, desarrolla y disfruta de sus capacidades humanas.  Una buena sociedad según Mill será aquella que permita y aliente el desarrollo y el ejercicio de estas capacidades.

Macpherson ve como Mill tropieza con una dificultad insalvable. Hay un diferencia entre la definición de felicidad (placer) de Bentham y la de Mill. Mill no defiende que el máximo de felicidad total de una sociedad es el máximo de productividad material a la que ésta pueda llegar. La mayor felicidad según él es la que permite al máximo número de personas desarrollar su personalidad en los términos que hemos visto antes. Esto permite que estas personas alcancen placeres derivados más “elevados”.  Al mismo tiempo él reconoce que la pésima redistribución de la riqueza del sistema capitalista impide que buena parte de la sociedad (clase obrera) pueda desarrollarse de esta forma. El problema que ve McPherson es que Mill defiende que la única justificación de la propiedad privada es un principio equitativo, el cual estipula que las personas han de adquirir una remuneración justa en función del trabajo/esfuerzo que hayan realizado. Cuando intenta aplicar este principio a la relación del capital con la fuerza de trabajo surge una contradicción. Para él esta relación está bien justificada ya que entra dentro del marco de un acuerdo justo: el propietario del capital proporciona los medios para que el trabajador genere unos frutos, si el trabajador accede voluntariamente el propietario tiene derecho a una parte de estos frutos.  Macpherson critica que Mill no puede apreciar la incongruencia de la realidad de esta relación económica con su principio equitativo; los poseedores actuales del capital lo consiguieron en muchos casos mediante transferencia (herencias) y no mediante el resultado de ningún acuerdo ni mucho menos de su esfuerzo propio. En vez de eso Mill ve esta situación como algo mucho mejor a una sociedad en la que el capital no existiera.  MacPherson lamenta que Mill no puede vislumbrar que éste es el principal motivo de la desigual distribución de la riqueza. Él atribuye la desigualdad a la distribución mediante la violencia que se practicó en la Edad Media, pero no ve que el principio capitalista de la propiedad es el que ha perpetuado las desigualdades.

1416910
Edición anglosajona del libro. El título original es “The Life and Times of Liberal Democracy”. Fue publicado originalmente en 1977.

Modelo nº3: La democracia como equilibrio.

Es quizás el modelo que describe de forma más precisa y es el más ajustado a la situación actual. Este modelo podría llevar el titulo de modelo “elitista pluralista de equilibrio”. Plural en el sentido de que la sociedad se compone de individuos con intereses plurales (unas veces opuestos otras no). Elitista porque el poder político lo tienen los partidos que se elijen así mismos y de equilibrio por que el sistema democrático es el que mantiene el equilibrio entre la oferta y la demanda de mercaderías políticas.

En este modelo la democracia no tiene ningún valor moral, es un mecanismo para autorizar gobiernos. Es en esencia la competencia entre 2 o más grupos políticos auto-elegidos (especialistas) , organizados en torno a partidos para conseguir el mayor número de votos en unas elecciones. El papel de los votantes se limita a escoger estos grupos periódicamente, cosa que los protege contra la tiranía (esto recuerda al modelo nº1). Esta elección se hace entre las diferentes líneas generales de los partidos como si se trataran de hecho de un lote de diferentes mercaderías políticas. Los proveedores del lote que tenga más votos serán los gobernantes autorizados hasta las elecciones siguientes. En este mercado político los votantes (consumidores) y los partidos (proveedores) son considerados maximizadores racionales y actúan libremente en competencia política buscando su interés máximo, el mercado funciona porque produce un equilibrio óptimo entre las demandas políticas de los consumidores y  los bienes políticos que ofrecen los partidos dando como resultado la mejor distribución posible de los 2 factores. Las demandas de mercaderías políticas son tan diversas y cambiantes que la única forma de satisfacerlas y distribuirlas es con este mecanismo de economía competitiva. Son tan diversas (en la medida que todos los individuos tienen sus propios intereses) que ninguna agrupación de ellas podría producir una postura política clara y defendible. Como en democracia el gobierno debe expresar la voluntad de la mayoría este mecanismo de mercado debe permitir que se produzca esta voluntad partir de las diferentes demandas o produciendo un conjunto de decisiones que resulte lo menos desagradable para todo el conjunto de demandas individuales. El gobierno pues produce un equilibrio entra la oferta y la demanda aportando seguridad y estabilidad al sistema

MacPherson piensa que esta es una descripción precisa del funcionamiento de los estados democráticos liberales occidentales.  Dentro de ella hay principios explicativos que se confunden fácilmente con  justificaciones más generales que apoyan el modelo, ¿Hasta qué punto son idóneas estas justificaciones?

La primera justificación es que este es el mejor modelo que se adapta a las capacidades naturales del hombre. Según los defensores de este tercer modelo, el hombre en general siempre será en esencia un calculador maximizador de placer, por lo tanto no es de extrañar que la mayoría de hombres decidan no participar en la política si no pueden extraer algo para satisfacer su interés. McPherson carga contra esta hipótesis porque precisamente ese modelo de hombre no prevaleció hasta la aparición del capitalismo, por eso mismo él cree que es posible que en otras circunstancias el modelo de hombre fuera bastante diferente.

La segunda justificación es el postulado que establece que la distribución capitalista de la política produce un equilibrio óptimo entre la oferta y la demanda de mercaderías políticas, y que esto ya hace que este sea un sistema democrático bastante bueno. Macpherson rebate esta afirmación. Para él la soberanía del consumidor es ilusoria en este sistema por 2 razones:

  • La primera, es que la oferta (partidos políticos) no responde a todas las demandas políticas de la misma forma, sino que responde principalmente a las demandas más efectivas. Las demandas son más efectivas en la medida que hay más intereses económicos en juego o existe en ellas un respaldo monetario al partido (cabe decir que no siempre es así). Las demandas efectivas estarían patrocinadas, pues, en buena parte por las clases altas, como las clases inferiores se percatan de que sus demandas no van a ser efectivas pierden el interés en el debate político y  entran dentro de lo que se podría llamar el síndrome de la apatía.
  • La segunda razón es que el mercado político es un mercado oligopólico, no hay más que unos pocos proveedores de mercaderías políticas. Cuando hay pocos proveedores estos no necesitan responder ante los consumidores, siguiendo el símil económico, los vendedores pueden entonces fijar el precio y las mercaderías que van a ofrecer creándose así una demanda hecha a medida, los consumidores (votantes) al no poder elegir entre más opciones se ven abocados a escoger entre esta demanda manipulada. Schumpeter afirma que esta voluntad manufacturada es en la práctica una cosa bastante democrática (coincido con él). Los especialistas, las diferentes elites que se “ocupan” de la política son las que formulan las preguntas y llevan la iniciativa y no hay otra manera más efectiva de hacerlo. Los hombres de “paja” supuestamente no quieren ni están capacitados para hacerlo. Evidentemente esto no es poco participativo y poco democrático según MacPherson (yo pienso que aquí se equivoca) .

Macpherson predice que este modelo se seguirá aceptando mientras nosotros prefiramos la abundancia del sistema capitalista (con todas sus desigualdades incluidas) al aprecio por la vida comunidad, él ve difícil que esto ocurra a corto plazo

Modelo nº4: La democracia como participación (es el modelo imaginario futurible)

El propio Macpherson propone un modelo más democrático que el actual, para él más democracia significa más participación por parte de todos los ciudadanos en las decisiones políticas. Pero para conseguir realmente un sistema donde haya más participación han de cumplirse 2 requisitos previos:

  • Las personas deben dejar de verse como individuos consumidores y deben pasar a verse como humanos capaces de desarrollar sus capacidades humanas.
  • Tiene que producirse una gran reducción de la desigualdad económica y social.

Estos 2 requisitos parecen entrar dentro de un círculo vicioso, ya que parece difícil que sin más democracia participativa puedan darse. La salida a esta situación explica Macpherson puede estar en la búsqueda de fallos dentro del circulo, fallos que puedan hacer replantear al público la validez del modelo actual.

Modelo 4-A. Aproximación (soviética) abstracta

Para MacPherson el modelo más sencillo de democracia participativa es un sistema piramidal con democracia directa en la base en el nivel local (Barrio, fábrica, etc.) dónde se debatirían y se tomarían decisiones por consenso o mayoría. Estos órganos locales elegirían posteriormente a unos delegados. Éstos después se reunirían con otros delegados locales en consejos de mayor nivel territorial. Habría varios niveles: municipal, regional, etc, y cada uno elegiría sus delegados para el nivel superior. Así hasta llegar hasta la cúspide, el nivel nacional. El autor reconoce que la democracia sería más “delgada” en los niveles no locales pero cree que los delegados seguirían las instrucciones/decisiones exactas del nivel inferior del cual salieron elegidos pues serían responsables ante éste con la posibilidad de ser reprobados o destituidos. A nivel nacional sugiere que sí podrían surgir órganos de carácter no directamente piramidal como un Comité del Consejo Nacional que se encargara de proponer y estudiar los temas de Estado más importantes. Este sistema se parece a otros sistemas piramidales en los que la democracia brillaba por su ausencia (soviets). Macpherson estipula tres pre-condiciones para que este sistema se pueda ejecutar democraticamente sin caer en la dictadura:

  • No ha de existir peligro de “contrarrevolución” de tal que forma sea necesaria una autoridad central para proteger el sistema mediante represión.
  • No ha de existir una división social de clases “opuestas” entre sí. Si hay grandes desigualdades económicas podría pasar lo mismo que en el modelo 2 y 3.
  • La gente que forma la base local no deber ser apática políticamente. Si existe todavía una desigualdad económica evidente en la sociedad la apatía se puede reproducir de la misma forma que en el tercer modelo.

Cabe preguntarse si estos altos requisitos funcionales podrán ser cumplidos jamás por alguna sociedad humana. A la vista de nuestra historia, biología y psicología social resulta un escenario improbable.

Modelo 4-B. Segunda aproximación (¿más realista?)

A Macpherson también le parece improbable la aplicación del modelo 4-A, un modelo sin partidos o con un partido único además sería difícil de aceptar por parte de las sociedades occidentales. A él le parece más probable que el sistema piramidal se implante mediante un frente popular o una coalición de partidos. En este contexto la combinación de democracia directa (sistema asambleario piramidal) con la indirecta (sistema representativo con partidos) le parece la salida más factible. El autor expone que incluso puede ser deseable que se mantengan los partidos políticos. Según él, en un escenario de democracia directa implantada, éstos ya no tendrían la función de “difuminar” la división de clases y podrían emplearse en la discusión de los grandes temas de estado. En la práctica -expone el politólogo canadiense- el sistema político se podría configurar de dos maneras diferentes para acomodar el elemento de democracia directa manteniendo los partidos; 1) Con la introducción de una Constitución asamblearia que permita el funcionamiento de 2 o más partidos (Macpherson lo ve imposible) 2) Mantener la estructura de gobierno representativo y confiar en que los partidos funcionen internamente con una estructura parlamentaria o congresual.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Libro:”La democracia liberal y su época” de C.B.Macpherson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s